La Fisioterapia forma parte de mi, aunque no me presenta del todo...

Me llamo Alexandra, y además de ser fisioterapeuta, soy una mujer con ganas constantes de aprender y disfrutar de los momentos únicos que tiene la vida. Me gusta presentarme al mundo tal como soy, mostrar mi ilusión por los aspectos que me inquietan así como mi tenacidad y perseverancia por los que me suponen un reto. Me gusta sentirme tranquila y cómoda con lo que soy, actuando según los valores que considero fundamentales. Me gusta compartir con mi entorno momentos de calidad y cuidar de la forma más auténtica que conozco las personas que están en él. 

Hace muchos años tuve una enfermedad que me impulsó a ser la mujer que hoy soy. Me gusta ver mis síntomas como aliados en todos los procesos que vivo, como amigos que me dicen las verdades que no me gustan escuchar pero que en ocasiones necesito ver. Me gusta validar, colocar y transitar la incomodidad que un síntoma puede traer a mi vida, y aprender a sostenerme en esa situación. Me gusta aprender y maravillarme con lo increíble que puede ser mi cuerpo y mi mente. Me gusta trabajar por estar presente independientemente de la versión que sea (¡qué pesado me resulta vivir con la presión de que esto que hoy soy siempre tendrá un fallo que hará que haya otra versión 2.0 mejor!). 

En lo profesional y personal me moldeo constantemente, encuentro el equilibrio entre todas las tareas que quiero que estén presentes en mi día a día: ser la administradora, representante de marketing y redes, secretaria, fisioterapeuta en cuestión, creadora de contenido, comunicadora en cuestiones de salud, estudiante, lectora, bailarina y deportista, amiga de mis amigos, tutora de un perro maravilloso, y persona que adora a su familia.

En este pequeño texto he intentado hacerte llegar quién soy, aunque supongo que nunca puedes llegar a definirte del todo.